Guaicaipureños se organizan para aumentar la producción

A fin de elaborar una nueva planificación que acompañe los esfuerzos del presidente de la República Bolivariana de Venezuela Nicolás Maduro en el área de producción y distribución de alimentos, vecinos de diversos sectores de la capital mirandina discutieron diferentes temas políticos y sociales el pasado martes en compañía de alcaldesa Wisely Álvarez en la Sala de Conciertos Lamas, de Los Teques.

La ocasión fue aprovechada para celebrar, una vez más, la victoria obtenida por Venezuela en la frontera con Colombia, en donde se descubrió el verdadero propósito de la ultraderecha con su supuesta ayuda humanitaria.

“Debemos defender a nuestra revolución en el terreno que sea. El equipo que me acompaña en la alcaldía de Guaicaipuro sabe que tenemos que hacerlo así. Nosotros somos los que debemos dar el ejemplo, y los que debemos de trabajar más duro, y calarnos que en la calle nos digan de todo cuando visitamos a las comunidades. Pero somos capaces de defender a nuestra revolución, llenos de argumentos y de valentía, porque nuestros logros, que son victorias, debemos celebrarlos. Lo decía El Libertador Simón Bolívar, y el pasado sábado, en la frontera con Colombia, obtuvimos otra gran victoria. Estamos felices por ese contundente triunfo que obtuvimos, porque lo que ellos tenían pensado hacer era una masacre”, afirmó la primera mandataria municipal.

Continúan arreciando contra Venezuela

“La oligarquía viene con todo, porque lo quiere todo. Ellos querían que ocurriera una tragedia. Pero no pasarán, y no volverán más nunca. No intervendrán a nuestra patria, no intervendrán en nuestro porvenir. Hoy tenemos paz, gracias a nuestros compatriotas que se apostaron en esa frontera e impidieron el plan que ellos querían poner en práctica. Era el plan de la oligarquía y de su cartel de Lima. Pero no lo lograron, en cambio, nosotros continuamos encaminados, guiados por el espíritu del comandante Hugo Chávez, quien nos sigue acompañando. Eso no quiere decir que ya no estemos en una situación delicada. El cartel de Lima aseguró ayer que no está de acuerdo con una intervención militar, pero sigue arreciando contra Venezuela. Gracias a Dios, y al presidente Nicolás Maduro, hemos resistido”, resaltó.

La meta es producir aprovechando las potencialidades

“Los revolucionarios obtuvimos en la frontera con Colombia una victoria política, una victoria de organización, y de eso hemos venido a hablar en esta ocasión. Para ganar una guerra, debemos estar preparados. No podemos conformarnos con el esfuerzo que hace el gobierno bolivariano de Venezuela para que los alimentos lleguen hasta nuestros hogares. Tenemos que hacer mucho más. Primero, debemos ser nosotros, los verdaderos chavistas, los que realicemos esa tarea”.

“No podemos seguir conformándonos con esa situación puntual de recibir o entregar unas bolsas a los vecinos para quedar bien con ellos y con la comunidad. Las circunstancias nos indican que debemos dar un vuelco a lo que hemos estado haciendo. Tenemos que apuntar hacia una verdadera planificación de la producción, de acuerdo a las potencialidades que tengamos. No podemos seguir esperando que vamos a tener comida en nuestros hogares nada más dependiendo de que el gobierno de Venezuela nos la va a entregar. ¿Qué va a pasar el día que el gobierno nacional no tenga dinero para comprarla y dárnosla subsidiada? Tenemos que cambiar, hay que hacerlo”, aseguró.

El 80% del presupuesto municipal será destinado a la producción. Álvarez hizo énfasis en la elaboración de un nuevo plan que permita obtener los productos que contienen las bolsas CLAP (Comités Locales de Alimentación y Producción), labor de la que, definitivamente, tienen que hacerse cargo los auténticos adeptos al gobierno Nacional.

“Para salir de esta situación debemos ser capaces de autoabastecernos. El 80% del presupuesto de la alcaldía de Guaicaipuro debe ser apuntalado hacia la producción, hacia los productores, que tenemos bastantes. La municipalidad debe continuar pagando por los servicios públicos, debe organizar los carnavales para que el pueblo tenga alegría, y tantas cosas más, pero la última letra de los CLAP, aún no está funcionando. Esa P debemos hacerla funcionar, hacerla operativa, entre todos, articulados en un plan. Deber ser un plan que no sea de puros censos, números, o estadísticas. Debe ser un plan apuntalado en la organización, con vida orgánica, que nos permita saber qué capacidades tenemos”, concluyó.