Miranda tiene una identidad cultural sólida

“Felicito a todos los cultores porque, de verdad, en tiempos de crecimiento económico y de dificultades ellos no han desaparecido, sino por el contrario han incrementado su presencia, sus ganas de hacer y de producir”, expresó el candidato a gobernador del estado Miranda por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Héctor Rodríguez, luego de sostener encuentros con directores del Sistema de Orquestas Sinfónicas de Miranda y con cultores, cineastas, documentalistas y productores cinematográficos.

Calificó de muy productivos estos encuentros con el sector de musica y de cine: “Ha sido un día muy agradable, hemos tenido la oportunidad de escuchar sus propuestas, sus aportes, sus críticas para mejorar la política cultural del estado Miranda y cómo se puede lograr una Miranda de paz”.

En la reunión realizada en el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (Celarg) de Altamira, los cineastas plantearon la necesidad de masificar y democratizar el cine, fortalecer la producción cinematográfica y la política cultural. Expusieron que el 80% de los espacios en Miranda no cuentan con salas de cine ni un complejo cultural. Consideran que la actividad cinematográfica ayuda a la generación de conciencia de los individuos.

Rodríguez señaló que “el estado Miranda tiene una identidad cultural sólida y es lo que mantiene unificada a la población, la gente se siente mirandina, reconoce su identidad diversa como su propia identidad”. Sin embargo, citó que hay peleíta entre las sinfónicas, la parranda de San Pedro, el Teatro Negro, los Diablos de Yare, “y deben estar todos juntos”, exhortó. Tenemos que encontrarnos, destacó, para aprovechar toda esa identidad que es más fuerte que la subcultura del odio que nos han querido instalar”.

EL CINE COMO HERRAMIENTA

El cineasta Carlos Azpúrua señaló que “el documental siempre ha sido un compromiso para nosotros, el compromiso con nuestro país, el que nos ha acompañado en luchas feroces. A su juicio el documental en Venezuela es una herramienta extraordinaria de interacción con el pueblo, “tiene una incidencia fabulosa para transformar la realidad, el pensar, el crear talleres con los consejos comunales o que decidan en problemas medulares como es el transporte o problemas ecológicos como el de la laguna de Tacarigua”.

Expresó que los cineastas brindan su apoyo para convertir esas producciones cinematográficas en escuelas, con la participación de los jóvenes que se están formando en el campo audiovisual. “Sabemos que podemos transformar las emociones, entender e ir acompañando a nuestro pueblo en su crecimiento ideológico”.

NOMBRAR A VENEZUELA

“Tenemos un montón de documentalistas que queremos nombrar a Venezuela, hablar a Venezuela, hacer conciencia, hacer memoria, todo lo que pueda hacerse por Venezuela, para que se encamine hacia una paz duradera, una paz colectiva, no solamente en un estado”, señaló la documentalista Liliane Blaser.

Destacó que es importante continuar este diálogo, en su opinión debe ser un ejercicio continuo esta conversación, “para construir juntos, desde los documentales, un país hermoso, una patria nueva y a trabajar”, recalcó.

REPOTENCIAR EL CINE

El productor Anthony Gómez propone concretar que el estado Miranda sea el espacio idóneo para la realización cinematográfica nacional e internacional, “fortalecer esa estructura que puede ofrecer la posibilidad como estado de crear las condiciones idóneas para captar esas posibles inversiones extranjeras y fortalecer las nuestras”.

T/ Elízabeth Pérez Madriz
F/ Luis Franco